Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

domingo, 10 de febrero de 2013

Apuntaciones sueltas





Dirección única. La falta de instrucción y la miseria forman  una barrera “higiénica” entre los potentados señoritingos y los que viven, por decirlo poeticamente, de sus manos. Circunstancia esta que no impide por cierto que las plusvalías que producen “los parias productores” salten puntualmente  el muro y religiosamente acaben acumulándose, para su exclusivo uso y disfrute, en el lado noble y señorial. Como Dios manda, añaden los de la sotana.

Destino, vía muerta. Estamos cansados de ver en lo que acaba reclamar “por Justicia”. Pienso que más nos valdría cambiar de sentido  y probar otras “vías” en las que no sean “ellos” los que  controlen y dirijan el tráfico arrimándolo invariablemente a su sardina.

En medio del mar y sin corcho. Del enamoramiento al desamor y desde este de cabeza al nuevo enamoramiento. Y entre medias, los apuros de cada naufragio. Así los llamaba Neruda, naufragios, no recuerdo ahora si era en alguno de los veinte poemas de amor o en la canción desesperada.

¡Qué me dices! Dicen “ellos”, ya me entienden, que he vivido y vivo por encima de mis posibilidades… (¿les reímos la gracieta?) digo que me lo expliquen, que vale, que cómo lo saben, que de qué nos conocemos, que dónde hemos coincidido, que en qué puerto atracan, que yo dejé el golf hace mucho, que dónde encordan (lo juro, esto mismo me preguntó un pijomierda en las pistas de tenis de la Casa de Campo), que las infantas nunca me ajuntaron, que no frecuento Baqueira, que no tengo caballos ni deseo encontrarme con Savater, que ni siquiera fui invitado al bodorrio de la hija de Ansar, que… que estoy viejo y cansado y hasta las pelotas de tanto listillo “joputa” como anda suelto por ahí sacando pecho y predicando la tolerancia (ante esto), el buen rollito (frente a esto) y la sumisión “legal” (bajo esto)  y que… qué le vamos a hacer, uno a estas alturas ya no tiene remedio… no se cansen, sepan que no existe la menor posibilidad de que el que esto suscribe  acepte, por más tiempo, una vida  por debajo de su dignidad. Y que como ya se sabe, y por dolorosa experiencia, que contra esta gentuza no se puede vislumbrar, ni jarto de vino, una posible salida “por las buenas”… pues eso, que solo me queda procurar que la felonía no les salga “de gratis”… así que voy remangándome y a ver si de una puta vez empieza el match… ¡bola! …entró…entró… ¿Entró, entró? La perra que te parió, árbitro… tú te has vendido… tú estás comprao…

ELOTRO

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario