Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

martes, 22 de enero de 2013

Apuntaciones sueltas





Sucia desinformación. Nos atiborran de trapos sucios para que no podamos sacar nada en limpio.

Curiosa armonía. Sin orden ni concierto y sin disonancias, pero imponiendo la partitura con la batuta.

Interrogaciones. La respuesta correcta, ¿debería ser una nueva pregunta?

Malgastar saliva. Mi constructiva pereza prefiere las cosas que son más fáciles de deshacer que de decir.

Borrón y “vida” nueva. Si te borran la memoria no sabes de dónde vienes, ni quién eres, ni de qué parte te correspondería estar o huir…

Naufragios. Cuando tenía el agua al cuello, en medio de la más absoluta desesperación, se dedicaba a dar sablazos a diestra y siniestra. Nunca se ahogó.

Sentido único. El trabajo solo cobra sentido el día de cobro. Pero sigue siendo un sentido “colateral”.

De hilo en hilo. Esos gorriones que insisten en posarse sobre los cables del telégrafo, ¿entenderán?

En el tablón de solicitación. Mujer joven, decente, discreta  y muy casera. Imprescindible experiencia en arruinar la vida de su pareja. Se gratificará.

Con formación es otra cosa. Cuando se tienen veinticinco años, un cuerpo atlético, la carrera terminada, el master en el bolsillo y una ambición sin límites acompañada de una disposición incondicional: pueden hacer contigo lo que quieran…si superas, entre millones de candidatos, las duras pruebas de selección, claro.

Eso viene de mala familia. Normalmente allí donde hay algo que rascar nunca nos pica.

Doblando esquinas. Hay que abrir la mente y dejar que las ideas salgan a hacer la calle…

Entre cerrojos. En ocasiones la puerta te la abre una accidental y desinteresada ráfaga de viento.

Entre manos. ¿Es la mano que no tiene la que deja en mal lugar al manco?

ELOTRO

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario