Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Algo así no debe de salir del tintero...






“Escuchó cómo restallaba el látigo y como las riendas tiraban de él violenta y firmemente, de tal manera que con toda rapidez se puso a empujar… y lo hizo con verdadero denuedo, casi como una mula… o sin casi, “no sé qué o quién soy” solía decirse a sí mismo, y como de costumbre tiró y tiró con todas sus fuerzas sin pararse a tomar resuello… “en camino… nuevamente en el camino… no sé nada más… es el caso repetido que, cuando parece que se empieza a aclarar la visión de las  cosas… puntualmente asoma la cegadora polvareda… que vuelve a instaurar la impenetrable oscuridad… y hasta donde alcanza la memoria siempre ocurrió así…  vienen siendo tantas las mudanzas, siempre a peor, de fortuna… y el caso es que para alguien, ¡cago en mi vida!, no parecen haber sido bastantes… no, no aparecen señales de que su vil apetito se vea en trance de ser satisfecho y complacido” cuestión ésta triste y enojosa donde las haya, además de cansina y obstinadamente  insípida… por si fuesen pocos los sinsabores… “en fin, quién puede saberlo, lo mismo amanece el día en que, de una u otra manera, todos estos pesares concluyan, así, de sopetón… claro que… qué puede saber uno… o la pregunta debería de ser… ¿qué puede hacer uno?...”

ELOTRO

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario