jueves, 29 de noviembre de 2012

Otrerías






“Paseo y cavilo, y sigo andando y sigo cavilando. Y acabo rabiando. Nunca falla”.
ELOTRO

***

2 comentarios:

  1. El caminante romántico -der Wanderer- caminaba y seguía caminando y cavilaba sobre el amor y la belleza, creía que allí, en algún lugar recóndito, hallaría estos ideales románticos de redención. Pero no, amigo Wanderer, los ideales románticos fracasaron como todo ideal humano, la barbarie ha ido perfeccionándose y en el lugar recóndito sólo encontramos la rabia.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. El lugar recóndito de la rabia mucho me temo que, en mi tan poco romántico caso, ya salgo de casa con él…el paseo solo lo exacerba…

    Un saludo.

    ResponderEliminar