Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

domingo, 23 de septiembre de 2012

Apuntaciones sueltas






“Buscamos siempre el absoluto y
no encontramos sino cosas.”
NOVALIS


Los disparos de la memoria comienzan por perforarnos a nosotros mismos.

Ver claramente qué es lo originario y qué es lo derivado puede causar daños irreversibles en ambos ojos. Y en los ilegítimos herederos.

Lo aberrante, tanto por roce, presencia e insistencia, acaba por normalizarse. Una vez normalizado acaba por ser adoptado. A continuación, arraiga fuertemente en el seno familiar y la espiral acaba por conducirnos ante la gran certeza: aberrantes son los otros, los extraños.

Primero reflexiono, luego contemplo. Y  la reflexión no me impide contemplar la necesidad de invertir el desorden. Todo orden resulta inofensivo, incluyendo sus variantes previamente contempladas.

Dice Chéjov: “Si teméis a la soledad, no os caséis.”

La irrealidad y las prisas nos permiten captar desordenes inéditos: “Mi herida existía antes que yo…”

1. Lo transcendental, ¿por qué no es trascendente? 2. Lo trascendente, ¿por qué no es trascendental? 3. ¿Puede ser trascendental si no transciende? 4. ¿Puede transcender sin ser trascendental? 5. En la realidad psicótica, lo trascendente y lo trascendental, ¿cómo se aparean, transversal o jerárquicamente? 6. Si el equilibrio es solo un punto de reposo, ¿por qué buscamos siempre el inestable delirio de la simetría?

Por nada del mundo quisiera estar en otra parte o en otro ser. Y eso que a mi máscara le pesa el disfraz. Y que ignoro quién soy y dónde estoy. Buscamos siempre el pasado y no encontramos más que astillas de recuerdos deslavazados. Hay “pasados” que son como grilletes, con su correspondiente nombre y domicilio grabado, además. Si lo que se desea es volar, ¿por qué llenar de lastre ese vacío? ¿Quiénes somos nosotros para alterar el curso ciego de los astros?

Reducir una vida a un relato y saltearla de silencios reprochones. Para que se vayan enterando. (Sin tratarles mal de palabra)

ELOTRO


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario