Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

domingo, 22 de julio de 2012

Apuntaciones sueltas







“Nada es más real que la Nada” 
(Demócrito)


Camarada, te doy la bienvenida al partido. Y bien,  ahora que somos dos, creo llegada la hora, y más vale hacerlo prontito, de organizar la correspondiente escisión.

***
Una mitad no mira, la otra mitad se contenta con no abrir los ojos.
***
“El centro está en todas partes” afirmaba Pascal. Claro que,  al mismo tiempo, no paraba de moverse y buscar, tal si fuese un mismísimo zahorí, (perfectamente   equipado con su varita de avellano en forma de “y” más el consabido péndulo) las posibles emanaciones subterráneas (señales electromagnéticas) indicativas del lugar o conducentes al punto “central” de interés…
No sé a ustedes, pero a mí estas cosas –proviniendo además de un hombre del prestigio “científico filosófico” de Pascal- sobre las que hasta ahora no había oído ni mu ni nada, la verdad, me desconciertan un poquito. La “Radiestesia” y eso, digo. Bueno, y lo demás.

***

Leí en la prensa: “La inactividad física causa casi tantas muertes como el tabaco.” Eso afirmaba el titular. A falta de otra cosa mejor que hacer me propuse, así, sin más,  leer la noticia completa. Y, no sin superar duros momentos de dudas y desmotivación, lo consiguí. Nada, ni una palabra sobre las muertes causadas por la inactividad mental. Las cifras, pensé yo, debían de ser escalofriantes…


***
“…no recorte el desempleo porque va a llevar a mucha gente a la desesperación", le pide Rubalcaba a Rajoy. Hay que reconocer que en ese asunto que el ruso aquel llamaba “cretinismo parlamentario”, Rubalcaba descolla. Es un profesional, como, (según dice “El trompas”, apodado así no solo por pimplar) la reina en lo suyo (salvando las distancias “reales y retributivas”).
Nótese que a nuestro “socialista” lo que de verdad le preocupa y no tiene reparos en dejarlo  traslucir, no es tanto el crecimiento imparable del paro y la subsiguiente pobreza –lo que viene sucediendo, con el beneplácito socialista y socialdemócrata, desde un siglo antes de que se le denominara desempleo- como el recorte de las partidas “caritativas” que “alivian”, más menos que más,  la absoluta desesperación e imprevisible (¿o previsible?) reacción y respuesta del “ejército de desempleados desesperados”. Porque, como sabe todo buen jugador de billar, lo que realmente le preocupa es en qué estado (“paz social”) y cómo quedarán situadas “las pelotas” (en ilusoria espera –los hay que no escarmientan- de la “reactivación”), cuando llegue el turno y le toque ejecutar “su tanda de carambolas”. Porque si no, ¿A quién, “robo, porque me toca”, Mariano?

ELOTRO


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario