sábado, 9 de junio de 2012

Otrerías


2 comentarios:

  1. Jovencito, siempre estamos existiendo y dejando de existir. Existimos para el compañero del vagón del metro y dejaremos de existir para él dos estaciones más allá. Existimos para las personas que forman parte de nuestra vida en un periodo de tiempo y “morimos” cuando esas personas nos olvidan. Somos un dibujo en el que a veces se borran algunas líneas, pero solo cuando se borren todas dejaremos definitivamente de existir.

    ResponderEliminar
  2. El caso es que con esa bobada “existencialista” me refería a “existir para uno mismo” y, como dice Walser: “no está mal honrarse y quererse un poco a sí mismo”.

    Un saludo

    ResponderEliminar