sábado, 5 de mayo de 2012

(Dicho sea entre paréntesis)





Aunque la “Constitución” nació violentada por todos sus orificios, –a la criatura se la metieron de todos los tamaños y colores- una vez “legitimada”, todos los violadores se conjuraron en torno a dos puntos: 1º: Jurar y perjurar que la violada era virgen. 2º: Que nunca más se dedicarían a violarla.
Y hete aquí que, treinta y cuatro años después, viene la Merkel y ordena que la coloquen, (no, a ella no, ya le gustaría a “ese saco de cebo infollable”: Berlusconi dixit) a la Consti, a cuatro patas y mirando a Cuenca; y exige que la reformen el virgo (en letra pequeña pone todos los gujeros) de acuerdo a los intereses y las necesidades de las vergas de los Mercados Internacionales. Y a partir de ahí, ¿que podían hacer los miembros y miembras del PPSOE? ¿Y el pueblo legitimador? ¿Y las amañadoras de sobrevirgos? Pues eso.
***
Parecía y sigue pareciendo plana, pero es poliédrica, y no preguntes desde dónde hay que “perspectivarla” que me da la risa oblicua.
***
NADA es igual, pero si importa algo, TODO también les da igual.
***
Una coraza no siempre abriga fragilidad, aunque flote.
***
Tenía monedero suficiente para imponer su impuntualidad.
***
¿Por qué le llaman “rubio” al “calvo” si ni siquiera es “albino”?
***
La invisibilidad, bien mirada, es un estatus social. Mal mirada es invisible.
***
Antes me dedicaba a arrear hostias, (era una suerte de pasatiempo retribuido) a diestro y siniestro, yo era diligente expendedor; luego las cosas se torcieron y me retorcieron: ese es el signo de mi vida, y en esa deriva me convertí en compulsivo (aunque involuntario) consumidor. Sin salir del gremio, ya te digo. Di la cara, no me escondí y por eso no me reconoces. Ni tú ni el espejo.
***
Di que ficción no hay más que una y que a la realidad la encontraste en los libros de pega que cubren los huecos de las polvorientas estanterías expuestas en las tiendas de muebles “montados de fábrica”.

ELOTRO

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario