Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

jueves, 3 de mayo de 2012

(Dicho sea entre paréntesis)






Demasiado tarde, siempre demasiado tarde: me arrepiento de las prisas. La prisa es lentitud, pero de la tardona.
***
Para que me se entienda el consenso es algo así como: ¡Vivan las caenas de la Pepa!
***
En Botswana ya puedes tener 90 años que, si no te conceden “legalmente” la mayoría de edad, no tienes derecho a jubilación ni pensión (y las prótesis, en caso de elefantiasis, te las pagas tú). Realmente indignante.
***
Me daba la risa solo de pensarlo; así que dejé de pensar y, por lo visto, (fue visto y no visto) de existir. Cosa de risa mi inexistencia. Mucho más que mi pensamiento.
***
¿Qué te apuestas a que el día que se descubra toda la verdad, no habrá, en un millón de kilómetros a la redonda, una puta cámara que lo grabe?
***
(Epitafio) Nada ocurrió en la travesía de su vida (in)digno de mencionarse.
***
Había uno que por su aspecto parecía tener autoridad; y, efectivamente, tras un exhaustivo examen resultó que poseía estrictamente la apariencia.
***
Ningún insulto o descalificación, para decirlo de un modo suave, pudo alterar un solo pliegue de su broncíneo chaleco de bronce.
***

-No hay color, no sé si te das cuenta, macho, no hay forma, ahí no se ve ni torta.
-No iba a responderle al hideputa, pero se me ocurrió preguntarle, solo por fastidiar, la siguiente sandez: ¿quizás violentando colores amorfos?
-Pues mira, - dijo visiblemente desconcertado el muy idiota- a lo mejor eso que planteas no es ninguna chorrada; veamos; prueba; venga, prueba a ver…
-Al borde de las lágrimas y como buenamente pude, balbuceé: déjame madurarlo, pisha, que mañana será otro día…
***
El único amor verdadero es el amor imposible (además de impalpable). No es que no tenga explicación, es que su comportamiento es impredecible.
***
¿De qué se trata, que me apunto?
***
Dijo que era parte, pero no parte integrante; precisó que era parte  acompañante. Y, añadió, que solo cuando se aburría y, claro está, siempre y cuando acompañase el buen tiempo y contase con el atuendo adecuado.
***
Leído en Moby Dick: ¿Qué no puede lograr la costumbre?


ELOTRO

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario