jueves, 23 de febrero de 2012

(Dicho sea entre paréntesis)





Cuando por fin retornó al interior de la caverna, nos dijo: “compañeros, salid vosotros que a mí me da la risa”.
***
Un sabio, un filósofo, un erudito, catedrático de estética, el máximo experto mundial en la caligrafía de Sócrates y los presocráticos. Un fiera.
***
Lo suyo, mayormente, eran conocimientos que no pasaban, ni de coña, de “plausibles”, de ahí que en sus visitas siempre se hiciera acompañar de su amplio coro de palmeros. (contrato fijo + dietas, no se crean)

***

Entre la mentira y la falacia, existe un amplísimo territorio intermedio donde la mentira no es enteramente falacia, ni tampoco la falacia es enteramente mentira. No seamos tan maniqueos, hay matices.

***


Tengo oído que el fluir incesante de la realidad no se detiene ni ante el ¡alto! de la guardia civil. Cómo será el bicho.

***
Pasan el tiempo lamentándose del paso del tiempo y del tiempo que pasan lamentándose…
***
La voz del idiota que todos llevamos dentro me susurró que él no era el idiota, que lo había engañado el que ahora le suplanta afuera.
***
A mí es que lo que más me divierte es un chiste mal contado y sin puta la gracia estoy hablando del chiste porque del chistoso ya dije al principio de esta redacción que es que no sabía contar chistes y que los contaba mal y que los estropeaba. Y también quería decir que daba igual que los chascarrillos fueran graciosos o malos. Que el tío no sabe y ya está. Y eso me da un montón de risa todas las veces. A mí.
***
A mitad de  camino entre la ignorancia y la inconsciencia acampa la opinión pública bien informada.
***
Más años, menos pelo, más arrugas, menos dientes: más es menos, pero no un poquito menos sino muchísimo menos, y va camino de nunca. Al fin, puede que devenga en  más alivio que menos inconveniente. Así lo veo, más o menos.
***
Existe un cuadro del pintor André Derain, lo he visto con estos ojitos en la exposición de obras del Hermitage en El Prado, que se titula “Muchacha vestida de negro”. Yo propongo que se le cambie el título por, “La muchacha de los seis dedos en la mano izquierda”. Para mejor informar a los lectores de cartelas, que como todos sabemos no tienen tiempo de mirar el cuadro.
***
No se trata de buscar, si quieren buscar que busquen, se trata de que no sepan lo que buscan, para que nunca sepan que encuentran.

ELOTRO


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario