jueves, 2 de febrero de 2012

(Dicho sea entre paréntesis)





No es por despistar, pero a cuatro patas los criados y las bestias amaestradas me resultan indiscernibles.




***



Desde el punto más alejado y más diametralmente opuesto a la música grita furiosamente el silencio, ¡silencio!




***



En principio debes escribir el “todo” y luego, paso a paso, cada uno de los “fragmentos” de cada “parte”. Dejando las conexiones entre las partes, los fragmentos y el todo,  para el principio de la mecha.




***


El guardia se sonó con estrépito, luego escupió en el mismo pañuelo y carraspeó y a continuación, mientras lo doblaba primorosamente, me dijo: Sus papeles están en regla pero no hay ningún documento que pruebe que usted “es”. Por tanto, será procesado.



***


El señorito entregó las riendas a un criado, pero ya en el establo, claro.
Tendría que ver.



***



Hágame caso, tiene usted de qué preocuparse, se trata de  una mera fórmula, un legalismo. O sea, lo peor de lo peor.



***



Y yo que pasaba por allí. Leo en Jorge Riechmann: Cerebro e intestinos: lo alto conectado con lo bajo. “la conexión cerebro-intestino es bidireccional” (…) También de esta forma lo “alto” está íntimamente conectado con lo “bajo”, y aquí las comillas quieren decir: viviríamos mejor si no nos obsesionase tanto distinguir lo “alto” de lo “bajo”. Y leo en Gilles Deleuze: “Los cuerpos se mezclan, todo se mezcla en una especie de canibalismo que junta el alimento con el excremento. Hasta las palabras se comen.” (Evidentemente estas cosas habría que leerlas entre horas, digo yo.)



***


Cuando por fin llegas a la cima lo que descubres es que no sabes como coño vas a bajar de allí.



***



Llevo toda la vida atando los mismos cabos sueltos; así que ya pueden imaginarse a qué se dedica mi otro yo.



***







Déjense de milongas, el “otro yo” no existe, si acaso, y no subestimen el condicional,  existe la “idea” de “otro yo”, pero aún así, todo apunta a que ni tan siquiera todo el rato.













ELOTRO









***

No hay comentarios:

Publicar un comentario