domingo, 25 de diciembre de 2011

Otrerías







Si cuesta trabajo de entender es porque, ay, algo no hay.

***

Desde un punto de vista “genético”, establecer parentescos por cuestiones ideológicas resulta, con el tiempo, un error estéticamente imperdonable.

***

Las certidumbres inmutables solo “cantan”, por escrito, en la “realidad” de los libros.

***

La ficción se desmiente en el primer párrafo de la irrealidad.

***

La funesta manía de preguntar merma los significados y los posibles.

***

A día de  hoy el dinero aparece como  una tentación intelectual de primer orden. O algo parecido.

***
La lucha entre el bien y el mal no es eterna porque no es tal. Y eterna tampoco.

***

El desencanto es más “desencuento”. Las más de las veces.

***

Sin taparse los oídos no hay quien pueda distinguir dónde comienza la insensatez, dónde el decorado, dónde termina el plató y da paso a la intemperie.

***

El ruido impide ver a las marionetas, solo se ven los hilos y los dedos, enamorados y no correspondidos, del titiritero.

***

En el mentidero no hay engaño, nadie ignora, todos se ignoran, se chismorrea sin coquetería, ¡demasiados espejos!

***

Olvidó qué se representaba, qué papel desempeñaba, qué hacía con esa gente a medio cultivar; aunque, por decoro y quizá por no caer bajo sospecha, en lo que se refiere al gesto del pulgar, actuó de forma contenida, y absolutamente hipócrita. Al abrigo de la penumbra.

***

Si se me permite la opinión, algo así como el flirteo indebido con los placeres que oferta la vida, y por mucho arrebato que se alegue, no es algo que pueda ocurrir, como irreflexivamente suele afirmarse, en cualquier parte. Aunque, bien es cierto, que  el lugar del crimen, usualmente un terreno espinoso, sea algo que no te incumbe en absoluto, estimado lector.

***

He aquí la cuestión. Aquí, no allí. Esa es la cuestión. Desde tiempo inmemorial hay trazada una línea que demarca. Eso se sabe. No se puede estar, todo el santo día, con la cabeza a pájaros: eso es dar motivos. Si a la delimitación no se le dispensa atención, pasa inadvertida. Esta es la cuestión: qué es lo que perdemos por el camino. Los de aquí, no los de allí.

***


ELOTRO

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario