Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

lunes, 5 de diciembre de 2011

El tío de Marta






“Use Petróleo Gal. Suprime la caspa, vigoriza el pelo. ¡Y verá por fin el peine limpio, sin pelos enredados! Use Petróleo Gal para que no se le caiga el pelo. Frasco: 2,50 ptas. Timbre aparte.”
Antonio Orejudo (Fabulosas narraciones por historias)



He tropezado con esta cita y una cita, ya se sabe, casi siempre suele recordarnos y llevarnos a otra cita. Hoy en día da la sensación de que todo lo que se escribe no es más que un “conglomerado de citas”, sustraídas con más o menos acierto de aquí o del más allá. La otra “cita”, decía, la contó Marta en una de las tertulias que celebramos los jueves, mientras esperamos, en el café “Estragón y Vladimir”. Según ella, totalmente verídica. Ningún miembro de la tertulia duda del carácter verídico de sus relatos y tampoco del habitual añadido o enriquecimiento “poético-político” con que ella suele adornarlos.
En fin, contaba Marta que su tío, en más de una ocasión, coincidiendo casi siempre con la emisión del telediario, o “el parte”, como por lo visto lo llamaba, dejaba caer su docta opinión que solía consistir en una pregunta “intencionada” que declamaba en voz alta. Claro está que  lo hacía sin ningún interés porque nadie le replicara, solo por divertirse; pero puedo asegurar, afirmaba Marta, que lo que decía lo decía absolutamente convencido. La perplejidad del tío, al oír hablar de la crisis energética o de la subida del precio del barril brent, la expresaba del siguiente modo: “Cómo es posible que al petróleo se le de tanta  importancia si para lo único que ha servido siempre es para matar los piojos”.
Las dos citas nos remiten a un mundo donde la higiene era harto conflictiva, (y como resultado abundaban la mugre, las liendres y los harapos) y donde el oro negro tenía “otros usos” y prestaba “otros servicios”. Pero Marta se cuidó de impostar la voz cuando pronunció las palabras “para matar piojos”, según ella para respetar escrupulosamente la original entonación que empleaba su tío.
En otras ocasiones, seguía Marta, su tío para dejar a la concurrencia enterada, decía: “Todo está amasao”. Todo, según la pertinente aclaración de Marta, podía ser: una novela, una película, una información de la prensa o de la televisión, un contrato, un prospecto medicinal, una receta de cocina, una sentencia jurídica, una herencia, un concurso…
También, cuando se terciaba,  podía deconstruir algún viejo dicho popular: “Cría cuervos y te sacarán los ojos”, por ejemplo, él lo dejaba en un escueto y sintético: “Cría ojos”, que podía resultar, y de hecho resultaba, absolutamente  devastador en el exacto contexto en el que clavaba la frase. Así ocurría, decía Marta.





La explicación que aventuraba Marta de estas concisas y categóricas frases era “bipolar”. Según ella, su tío despreciaba las “urdimbres” artísticas o informativas o propagandísticas por lo que tenían de interesadas, manipuladoras, falaces, burdas y pueriles. Y por otro lado trataba de sacudirse el “trabajo” de absorber, asimilar y desmenuzar el (los) sentido y el (los) significado de los mensajes elaborados y emitidos (ya fuesen estos enviados desde los centros emisores del poder o del embrutecimiento o emanados desde las circulantes  “convenciones morales” aceptadas y sostenidas por la mayoría dominante) y finalmente asimilados bovinamente por los inermes receptores.
Si bien es cierto que, Marta no olvidaba ni una sola vez señalar que su tío, al que por otra parte nunca se le subieron los humos a la cabeza,  era una persona que no distaba mucho de ser completamente  iletrada aunque de bagaje cultural más bien escaso. Lo cual subrayaba, aún más, el enigma de esas incuestionablemente “doctas” sentencias que, no solo admitían sino que propiciaban  múltiples lecturas, algunas de ellas francamente humorísticas. Por lo demás, las iba dejando caer constantemente, como el que no quiere la cosa; y nunca lo hacía a destiempo o al buen tuntún. Eso afirmaba Marta, de su tío Luis.

ELOTRO

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario