Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

jueves, 3 de noviembre de 2011

Felipe González: “El relato es mío”



(No sabemos si Fraga, que era el dueño de la calle, reclamará derechos de autor)

Yo a Felipe González le tengo un cariño muy “especial” y esto es así desde hace un porrón de años; es lo que tiene ser gilipollas de nacimiento, en cuanto crees que tienes uso de razón te haces, qué si no, comunista (porque, majetes, deberías de saber que hasta el mismo momento en que  “el generalísimo” cayó en manos del equipo médico habitual, aquí los únicos, y no por gusto, que se la jugaban y se organizaban en la clandestinidad y luchaban por la democracia y la libertad, como podían, contra la dictadura fascista eran, esencial y mayoritariamente, los comunistas, fueran éstos del pelaje que fueran) y claro te hace mucha gracia ver a un trepa listillo y triunfador, apadrinado por los americanos y financiado por Willy Brandt,  ejercer de líder carismático “de la izquierda española” (el PSOE, por aquellos años cumplía 100 años de historia, de los cuales cuarenta habían sido de vacaciones, Tamames dixit).
En realidad la culpa de todo la tuvo, cómo no, “franquito” y sus aficiones criminales, porque, otra vez claro, al lado de un cavernario y sanguinario (sí, sanguinario digo o no habéis oído hablar de  lo de Septiembre de 1975, por solo citar a los últimos fusilados) franquista, cualquier mierdecilla vestido de “progre” parecía un izquierdista subversivo.
Pero no se me acojonen, no voy a contar batallitas de cuando la chaquetita de pana y los morritos. En realidad yo quería escribir algo sobre unas declaraciones que ha hecho “el hombre de estado” a raíz del cese de la lucha armada anunciado por ETA (a esta banda de asesinos descerebrados de extrema derecha, “objetivamente hablando”, también le tengo “mucho cariño” pero hoy no toca hablar de ellos porque entonces el nivel escatológico del post sería insoportable hasta para mí, que por no tener, no tengo ni mala ni negra reputación, ni piso nuevo, como el señorito poeta y “compañero de viaje” Jaime.)
Al lío; resulta que Felipito salta a la palestra, abandonando, supongo, por unos momentos sus múltiples tareas en “Gas Natural” donde creo que ejerce de “asesor mileurista”, y con su habitual gracejo dice: “No consentiremos que ETA se apodere del “relato”, el relato lo haremos los demócratas, los vencedores”. Ya sé que no es literal pero es exacto. Y aquí quería yo llegar. El mileurista de estado  sabe de sobra, menudo es él, que la clave del negociete titulado fenómeno terrorista, por emplear su lenguaje, no está en lo que ha pasado, en todo lo que ha pasado, en lo que ha hecho y dejado de hacer cada uno, en los antecedentes históricos, en lo que se ha ocultado, en lo que se ha enterrado con o sin cal, en lo que se ha callado, en los pactos de capó, en lo que se ha tergiversado, en lo que se ha instrumentalizado, en las víctimas directas e indirectas, en el GAL, en la postura de Francia o la impostura del amigo americano, en la implantación del estado policíaco y un muchito gansteril y la “absolutista justificación-coartada” del peligro terrorista para, por ejemplo, el asunto OTAN o no tocar la Constitución, váyase que alguien cavile sobre el “cuele” de la monarquía, en las ventajas fiscales para las empresas “domiciliadas” en tierras vascas, en los cheques en blanco a los matones de las alcantarillas, en las patadas a la puerta antes de que llegue el lechero,  en Barrionuevo o Corcuera o Galíndez, en Mayor Oreja, en las “leyes” especiales antiterroristas, en el “negocio” de la seguridad gracias a la “hinchada” inseguridad, en la criminalización del derecho a la autodeterminación, en el atropello a la libertad de expresión…
En fin, la lista sería poco menos que interminable y estos señores que nos leen tendrán cosas que hacer. Pero, no lo olvidemos, Felipe, una vez más ha puesto el dedo en la llaga y ha creado “dotrina” (Alfonso Guerra dixit). Lo importante, nos inculcan, no es lo que ha pasado, ni por qué ha pasado,  ni lo que está pasando, es decir los datos objetivos, lo importante de verdad, lo que va a quedar, lo que va a misa, lo que quedará escrito en la historia oficial y esta, no lo olvidemos, la escriben siempre los vencedores, bueno, sus “legítimos representantes”, yo es que me parto de la risa, es EL RELATO, el que interesa al poder, claro.
Con el “Planeta” y el “Cervantes” le daba yo al señor “X”, aunque mucho me temo que el elegido por PRISA es el “agudo y perspicaz y superpremiado” (aunque leyendo su premiada novela y sus premiados versillos parezca un autor escandalosamente torpe e insoportablemente ñoño, Kirmen Uribe y, ya se sabe que cuando Cebrián elige… éste, volvemos con el ex, sí que ha creado unas fabulosas narraciones extraordinarias llenas de imaginación y fantasía y en las que cualquier parecido o parentesco con la sórdida  realidad es pura coincidencia (o bien un pequeño despiste del negro de turno). Y además son relatos amables, suaves, pre-masticados, fáciles de digerir, con buenos y malos perfectamente perfilados y finales felices y legibles, la hostia de legibles, que diría Bolaño. (Y exigía Lara).
De ahí que el nutrido coro de serviles Cuentacuentos

ELOTRO

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario