Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

martes, 4 de octubre de 2011

En el ascensor


Me encuentro casi todas las mañanas en el ascensor de casa a mi vecino el meteorólogo. Ya el primer día que nos conocimos, aunque con afabilidad, me advirtió que él nunca comentaría nada sobre el tiempo. De esto hace diez años. Ayer, suelo tomarme un tiempo para reflexionar, en nuestro habitual encuentro matinal, me atreví a saludarle de una manera sutil, ¿buenos días?, le dije. Ni que decir tiene que demostró ser un hombre de palabra, no pronunció, por primera vez en diez años, palabra alguna.
Esta misma mañana, ante mi estupor y antes de que pudiese saludarle, yo tenía en mente otra sutileza de las mías, me alargó de sopetón un sobre cerrado sobre el que había escrito la siguiente nota: “Léala, por favor, cuando llegue a su oficina”. En la tarjeta interior, una vez en mi puesto de trabajo, pude leer: “No digo ni que sí ni que no, sino que si quiere que le cuente el cuento de la buena pipa…”
La firma, muy legible, dice: El pipero.

ELOTRO

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario