jueves, 22 de septiembre de 2011

Viaje alrededor de mi lienzo (a mitad de camino)



Sin apresurar el paso, quizás te ha llegado el momento de inventariar, amortajar y facturar las meteduras de pata. Sí, ya sabemos, no fue más que un prolongado malentendido. Que fue, de acuerdo. Fue. No debe pues, lastrar más pasos ni desdibujar más días. O borras, o rascas, o das dos manos de blanco opaco. No esperes ni siquiera moho.
Y aguarda discretamente y en calma a que irrumpa de nuevo el sosiego, el de los viejos tiempos.
El que propicia.

ELOTRO

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario