Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

viernes, 16 de septiembre de 2011

hikikomori catalán



Con asombrosa obstinación, se dedican a perpetrar de manera enfermiza la última –eso dicen- versión definitiva de la obra. Desligadas cada vez más de cualquier ángulo poético y ahora ya en clara y perversa deriva porno-mecanicista, las palabras se muestran como diminutas piezas, ya émbolos, ya vainas, en constante y violento movimiento de huida y retorno: me voy, me vengo (con la opción, cielo, cariño, vida. Disponible). Ríos de palabras que, por el contrario, nunca vuelven al hogar, y que, aunque fatalmente nostálgicas, no se lamentan; que penetran y son atravesadas en excitada y autista monotonía. Y a ratos, con desconocida rabia, al grito del sublime y despreciable matasanos antisemita: “una vez dentro, hasta el cuello”.
Auto-lubricándose con colosales flujos a ritmos cadenciosos, las frenéticas y prolongadas cópulas impulsan la gigantesca y ciega maquinaria en su devastador camino, abatiendo orígenes y causas, sin –que se sepa- posean éstas aparente propósito subversivo.
Pero llegadas al inhóspito entresuelo, morada del hikikomori catalán, se contienen y se reprimen, con prodigiosa y disciplinada docilidad, justo en la linde del colapso.
Y cambian de conversación.

(¡Aplausos!, acota él.)

ELOTRO

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario